jueves

No-presencia



(Antes de leer el siguiente contenido, sépase que -como dice @Amaniitta- estuve a una metáfora de convertirme en Arjona. Mátenme)



 
Como saltar y dar marometas en el aire o como andar a rastras en el lodo de un día lluvioso de bosque, o como correr setenta kilómetros, o hallar la forma precisa de plagiar besos perfectos, como tentando lo que a tientas no se siente pero que hiere. Como buscando la imperfección de dos cuerpos ensombrecidos en la calma pero en furia interna.
 
 
Así me siento yo con tu ausencia, me revuelco con ella y me araño la cordura. Hay veces que nos arrancamos los dedos, uno a uno, levantándome las uñas hasta arrancarlas de golpe. Sangre y más sangre suspendida en mis gritos que callan las almohadas que muerdo y aprieto. A veces, tu ausencia se aburre y me hace el desayuno o la cena –uvas con café- y me las entrega en la boca con un masaje a mi carne derribada. 
  
 
Pero hay días que tu ausencia no me habla. No sé si amo esos días, porque tengo la vaga impresión de que vendrás y me dirás la vida y me leerás acerca de la pena, acerca del agua, las olas, la playa y el bosque. Esos son los momentos de cuando tu ausencia me ignora y tampoco te materializas, son esos en los que me duermo abrazándome para no perderme o para no encontrarme lejos.

 
Quizá la ausencia sólo sea una palabra, pero sé que a todos ustedes les parte la madre. Que cuando pronuncian sienten pedacitos de hielo y vidrio en la lengua y un madrazo certero en la quietud. Para decir ausencia se deben apretar los labios y dejar que las vocales muerdan nuestros dientes a u e i a y se amiguen con las caries, con las papilas y con el aire estruendoso que debemos respirar antes de decir semejante palabra.


El caso es que de tanto juntarme con tu no-presencia se me hace costumbre tenerme de más.

  
 

3 comentarios:

Sufit dijo...

Lo que más odio de las ausencias es como la mente empieza a figurarse para sus adentros lo que falta, y si pasa mucho tiempo, dejo de diferenciar qué es real.

Gracias por el comentario... ya veré, porque si es una lata, pero ya hasta el audio había grabado =S

Tamara Blue dijo...

Me encantó y me reflejé tanto en esos sentimientos que creeme, ya lo hice mio.

Javier Raya dijo...

Vine a dejarte un beso. Está en un camión afuera, ¿dónde digo que te lo dejen?

Luego de esto, quedarse derribado.

Así: